21 junio 2013

El Blog Integral entrevista a Raquel Torrent,
pionera de la Conciencia Integral en España



Raquel Torrent es conocida como "la Ken Wilber española".
Su gran capacidad de comprensión de la Teoría Integral de Wilber
la ha convertido por méritos propios en la principal impulsora de
lo que se considera como el siguiente nivel de conciencia planetaria.


Gunther: Hola Raquel, ¡voy a comenzar esta entrevista forex en france comentando otra entrevista! Una revista sobre temas espirituales te entrevistó hace ya algunos años, y en ella dijiste que a los siete años habías tenido experiencias de viaje astral. Esto me parece interesante en varios aspectos. Un aspecto sería si se puede tener acceso a estados elevados desde cualquier edad, o dicho de otra forma, ¿es posible tener experiencias espirituales desde cualquier nivel de conciencia?

Raquel: Gracias Gunther por la pregunta, que me retrotrae a momentos tan especiales. Lo primero que deseo es agradecer que me hayas invitado a estar en tu espacio digital para seguir difundiendo la Conciencia Integral.

Respondiendo a tu primera pregunta, y recordando a Abraham Maslow, Stanislav Grof o al propio Ken Wilber, ni la edad, ni el nivel de conciencia que se tenga es un impedimento para tener una "experiencia cumbre", una "emergencia espiritual" o una "experiencia de Unidad", como llamarían respectivamente estos autores a estas experiencias espirituales por las que preguntas. Es por eso, que aunque yo contara tan sólo con 7 años de edad, tuve un acceso directo a ese mundo trascendente que me dejó una huella para toda mi vida. Lo interesante aquí es tener en cuenta lo que Wilber añade. Lo importante no es tener la experiencia o acceso a lo divino, sino mantenerlo y aplicarlo a la vida diaria. En otras palabras, hacerlo pasar de un "estado" a un "nivel" de conciencia, pues el primero es temporal y el segundo estable.

G: Otro aspecto sería si el hecho de que un niño puede tener ese tipo de experiencias, ¿eso no podría ser usado como "prueba" por los adeptos a la Nueva Era de que efectivamente lo espiritual reside precisamente en la pureza originaria, en lo meramente biológico?

R: Esa forma de pensar ha hecho mucho daño a la Espiritualidad Integral, es decir a la vivencia integral de lo sagrado en nuestras vidas. De nuevo citando a Wilber, la Nueva Era ha confundido por una parte lo transpersonal (yendo en una hipotética línea ascendente) y lo biológico (en la misma línea, ahora descendente) con lo espiritual, haciendo o bien una sublimación o bien una regresión a estados diferentes de conciencia. La realidad es integral y por lo tanto el Espíritu se encuentra en todos los niveles del espectro de la conciencia. De ahí que decir que el Espíritu es esto o aquello, solamente, es cometer un reduccionismo que nos lleva a meter en un nicho determinado lo que es inabarcable y que se encuentra imbricado en cada respiración y en cada átomo de la existencia toda, material e inmaterial.

G: No siempre es fácil saber dónde se encuentra uno en el presente, es más fácil mirar atrás y descubrir las características de los estadios anteriores. Si miro retrospectivamente mi propia vida me doy cuenta de que he ido transitando por unas etapas bastante definidas. ¿Crees que todas las personas que alcanzan cotas de comprensión elevadas transitan los diversos estadios de la misma manera?

R: Cada uno de nosotros vive en el hoy en base a lo que construyó ayer. Somos la suma de nuestras propias creaciones biográficas. El vivir el presente tiene que ver con la aceptación y responsabilidad de lo hecho previamente y con la apertura fluida hacia la experiencia vital del momento. No cabe duda que tanto biológica como cognitivamente, el tránsito por las diversas etapas de la vida -desde la infancia a la madurez- es igual para todos aquellos que alcanzan niveles superiores de conciencia pues, como diría Gebser, habrán pasado desde el nivel egocéntrico al mundicentrismo, e incluso al kosmocentrismo, pasando por el etnocentrismo. Fisiológicamente sabemos que esto se correlaciona con estructuras cerebrales más y más complejas que, además, y según nos enseña la reciente Epigenética, se encuentra también en relación con el medio en el que se desarrollan. De ahí, que sea este impacto del medio en el organismo y del organismo en el medio el que conforme la diferenciación de los modos y formas en que estos estadios superiores son transitados. Lo que no cambia es la estructura básica que los contiene. Si hablásemos de un río, la naturaleza acuosa del agua y su composición sería la misma. La forma de fluir y el caudal sería diferente.

G: ¿Cómo se ha dado esa maduración en tu propia vida? Yo recuerdo mi etapa existencialista -el paso previo a la conciencia de segundo grado- como extremadamente intensa y dura. ¡Y mientras transitaba por ella no la llamaba existencialismo, sino que creía que estaba en el cénit de mi maduración! (algo típico de los estadios de primer grado, en los que no puedes creer que otros lugares sean más abarcadores).

R: De la misma forma que tú Gunther. No ha sido un camino fácil ese paso a la conciencia de segundo grado. Y eso es debido a las naturales resistencias presentes en cada uno de los niveles. Es como si hubiese un mecanismo de autoexamen en el que cuando hemos concluido el aprendizaje un nivel, antes de pasar al siguiente, hay algo así como un examen que nos pone a prueba para ver si de verdad estamos preparados para dar el salto al siguiente nivel. Según Wilber, estas resistencias forman parte de la evolución misma. Una vez que maduramos, abarcando efectivamente mayor cantidad de puntos de vista. A medida que vamos intuyendo este truco evolutivo, vamos aprendiendo también que resistencia y sufrimiento no estén alineados, pudiendo así entrar en dolor, sí, duelo sí, y en cambio sufrimiento, no.


Raquel Torrent con Ken Wilber

G: A pesar de que uno puede tener experiencias espirituales en cualquier etapa, seguramente es a partir del segundo grado cuando comienzan a ser más potentes o por lo menos uno las interpreta de una forma más realista. ¿Te ha ocurrido así a ti, Raquel? ¿Nos puedes explicar alguna experiencia de tipo sutil o causal que te haya impactado o que te haya hecho cambiar de perspectiva o de rumbo en la vida?

R: La experiencia más clara, vital y trascendente que me viene ahora es contaros algo que ayudará a muchos en estos tiempos económicos tan difíciles, y tiene que ver con la CONFIANZA en la magia de la vida. Y por magia podemos entender trascendencia, contacto divino, relación superior con el Universo, o como lo quieras describir. Desde hace muchos años, el tipo de trabajo que desarrollo no tiene una claridad programada en cuanto a la cantidad de ingresos que voy a recibir cada mes. Esto hace que nunca sepa si voy a poder cubrir gastos el mes siguiente. De ahí que viva en un permanente estado de confianza de que hay algo más grande que yo que me sostiene. Nunca me ha faltado de nada y aunque parezca que... este mes no... siempre quedo salvada por la campana, y ocurre que ese dinero que necesitaba para cubrir tal o cual gasto llega en el último momento porque alguien (que por supuesto no sabe lo que está representando en ese momento) llama para apuntarse a un curso o para pedir una terapia. ¡Es magnífico! Para mí es realista, puesto que en estos 22 años yo hago mi parte, y dejo a esa parte sutil -mía y del universo- que haga la suya. Obviamente que esto cambia la vida a cualquiera porque de preocuparme por el mañana pasé a confiar y mirar hacia adelante a todo lo que tengo por hacer, en vez de a todo lo que me falta.

G:  Cualquier experiencia importante primero te atrapa y te identificas de tal forma que crees que eres sólo eso. ¿Crees que algunas personas pueden quedar ancladas muchos años en esa identificación y a partir de ahí generan sistemas filosóficos y enseñanzas sólo desde ese lugar? ¿No serán esas enseñanzas a la fuerza parciales, pese a que procedan de genuinas experiencias espirituales? Darse cuenta de eso, ¿no es un acicate para ser muy cauto con ciertos gurús, y también para fomentar un desarrollo integral de la persona?

R: Sin duda. Es importantísimo estar muy atento pues la oferta, y máxime en estos tiempos, es mucha y variada. Hay para todos los gustos. El mercado pseudoespiritual está plagado de luces y estímulos atrayentes para los "buscadores". Recordar que el mejor gurú es uno mismo es importante y, como quien hace un alto en el camino para refrescarse, descansar y relacionarse con los lugareños, tomar un guía durante un tiempo es una recomendación excelente. Eso sí, recordando tan sólo que, efectivamente, nadie tiene todas las respuestas. Lo importante es saber hacernos las preguntas, porque estas nos llevarán a encontrar estos faros, allá donde se encuentren, y ellos nos darán el código luminoso que necesitemos en ese momento. Luego la travesía continúa.

El gurú, guía, maestro o maestra que se cree que su método es el mejor, se encuentra aún en el primer grado de conciencia, y por lo tanto es necesario para las personas de niveles inferiores dentro de ese grado, y en cambio no es suficiente para las personas que quieren ir más allá de él/ella mismo/a. Yo he elegido la Teoría Integral porque desde ella puedo ver todas las demás teorías, formas y aspectos de la realidad, como un gran mapa que me permite ver en dónde estoy/estamos y dónde quiero ir.

G: Ya que estamos hablando de experiencias importantes que afectan profundamente y de tal forma que las personas que pasan por ellas se identifican con ellas, ¿crees que la llamada iluminación clásica o nirvana se trata de eso precisamente? ¿Existen personas que han llegado más allá del nirvana? Y si esto es así, ¿permanecen en ese estado 24 horas al día 7 días a la semana?

R: La iluminación clásica tendría que ver, efectivamente, con la "llegada" a un "estado" muy superior (causal) en el que la persona se queda o se quiere quedar enganchada, como si ya no hubiera nada más. A muchos de nosotros nos gustaría vivir en una playa idílica (véase Hawai, Tahítí) con un pareo y una cabañita, con un amor al lado y surfeando todo el día, con maravillosas hogueras, música y cantos por las noches. El caso es que esto es irreal, porque está la vida del día a día, los hijos, las escuelas, el pago del coche, el pago a la Seguridad Social para recibir asistencia médica, en fin, tantas y tantas otras cosas que conforman nuestra vida occidental y que tampoco vamos a tirar por la borda, después de la cantidad de sangre que ha costado llegar al voto político y al de la mujer, por ejemplo.

Si pretendemos vivir en la irrealidad, en algún punto nos vamos a dar de bruces con las tres dimensiones. De ahí que una vez más nos encontramos con la confusión entre "estado" y "nivel". Una persona puede alcanzar un estado muy elevado de conciencia, y en cambio no mantenerlo, por lo que su nivel quizás esté mucho más bajo. Entonces no podríamos decir que esta persona está iluminada. Ahora bien, ni siquiera el iluminado, es decir aquél o aquella que ya está en un nivel superior, mantendrá ese estado las 24 horas al día los 7 días de la semana, pues otra vez estaríamos confundiendo estado con nivel. Esa persona accedería a ese "estado" de manera inmediata y cuando lo desease con sólo cerrar los ojos, por ejemplo. Eso sí. Mientras, las cosas de la vida siguen estando ahí, un sobresalto por el claxon de un coche, la señora que nos pisa en el autobús y duele, la incomodidad en el tren después de dos horas de escuchar a un niño llorar sin parar. La interpretación que hacemos de eso es lo que importa. La experiencia de lo humano sigue estando ahí.

G: ¿Son equivalentes los conceptos iluminación y conciencia de tercer grado? ¿Hay "grados" de iluminación? Ken Wilber consideraba que Adi Da había alcanzado el mayor grado de iluminación. Dado que este maestro murió en 2008, ¿sabes de alguien que se encuentre en la actualidad en un estado similar?

R: No sabría responder a esta pregunta, ciertamente que no tengo muy estudiado el tercer grado de conciencia, ¡posiblemente porque no haya llegado ahí aún, ja, ja, ja! Por eso no puedo hablar de ello. Y desde luego no conozco a nadie allí.

G: Tenemos los casos de UG Krishnamurti, quien insultaba a sus seguidores, o el padre Pío y sus descomunales enfados, al propio Adi Da y las acusaciones de abuso que pesaron sobre él, a Osho y su adicción a un par de drogas, o sin ir más lejos a Jesús volcando las mesas del Templo. Luego está Eckhart Tolle y su bondad constante. Sin embargo, el propio Tolle afirma que siempre, desde niño, fue una persona dócil y amable. Pareciera que la iluminación no modifica (por lo menos según la idea que tenemos de lo que es la iluminación) los rasgos fundamentales del carácter. ¿Crees que esto es así, o por el contrario la iluminación "verdadera" borra tu pasado, y por tanto los maestros que he mencionado no estaban "iluminados de verdad"?

R: Por lo dicho anteriormente, Gunther, la iluminación es un nivel superior de conciencia que accede al estado superior no-dual de manera asidua y a voluntad. Unido a esto, el trabajo con la sombra es vital y es posible que el Ser esté iluminado y la Sombra aún no se haya integrado, por lo que la experiencia de iluminación total sería cuando los aspectos internos y externos están alineados. Es decir, si estoy en paz no voy a pegarte un grito. Por otra parte no podemos dejar de reconocer que todo lo que expresas está basado en los juicios que nosotros desde nuestra atalaya de moralidad juzgamos como negativo, inaceptable o enjuiciable. En los estados elevados de conciencia hay más atención sobre la autenticidad y el flujo natural de lo emergente que sobre lo que los otros están esperando que haga, diga, sienta. Así en el batiburrillo de maestros que has nombrado cada uno estaba donde estaba y te aseguro que no estaban todos en el mismo nivel.

G: Algunos gurús, sobre todo gurús advaita, enfatizan el hecho de que lo que llamamos iluminación no es algo alcanzable, sino que se trata de nuestra verdadera naturaleza. Y que no se puede llegar a ser algo que ya eres mediante un sistema de meditación, mediante una técnica o forma de vida. Yo creo que estos gurús, como también algunos maestros zen, sólo pueden servir de ayuda a las personas que de alguna manera se encuentran "a punto de dar el salto". Es como si cada enseñanza o cada tipo de maestro espiritual sirviera sólo para aquellos que se encuentran cerca de eso que predican, de la misma forma que un físico teórico sólo sirve para estudiantes avanzados de física, pero no para niños de primaria. Me gustaría saber tu opinión sobre esto. A veces hay confusión sobre qué enseñanza seguir.

R: Considero Gunther que es justo este tema del que he hablado en la sexta pregunta. Einstein decía que no se puede integrar una realidad más que saliéndose de ella y mirándola objetivamente. Por eso para reconocer la LUZ que somos, necesitamos salirnos de ella para poderla ver. Por eso meditamos no PARA iluminarnos, sino PORQUE estamos iluminados. El problema con el Zen o el Advaita es que se creen que esa es la única vía y ahí es cuando se absolutizan.

-----------------------------------------------------
También os puede interesar:


Escuela de Elegancia:
 la mejor inversión para
la mujer de nuestros días. Raquel Torrent ha creado
este curso sobre la belleza interior y exterior.
¡Aquí tenéis todos los detalles!

20 junio 2013

La crisis no existe para los ricos
(porque seguimos en la Edad Media)



Extracto de Yahoo Noticias - Por Francisco Trujillo.

Dallas, 18 Jun (Notimex).- México cuenta en la actualidad con una población de 145.000 millonarios y 2.540 multimillonarios, de acuerdo con la firma de investigación WealthInsight, dedicada al monitoreo de las personas acaudaladas en el mundo.

En un informe difundido este martes, WealthInsight precisó que dichos mexicanos poseen una fortuna de 736 mil millones de dólares, lo que equivale al 43 por ciento de la riqueza total individual del país. [...]

Se considera como una persona HNWI a todos aquellos individuos que poseen activos financieros -sin incluir su residencia principal- por más de un millón de dólares. [...]

Resaltó que los HNWI mexicanos aumentaron en un 32 por ciento en los últimos cinco años [...]







Queda clara la relación entre corrupción
y desigualdad entre ricos y pobres. Sin embargo, 

en los países occidentales más avanzados, la corrupción 

es quizás no tan burda, pero sí igualmente extendida. 


Realmente es sobrecogedor comprobar cómo seguimos en la Edad Media, en la que unas pocas familias de nobles copaban toda la riqueza, a costa de hacer pasar hambre al pueblo llano. Ahora todo sigue igual, pero sutilizado. Siguen estando esas familias, esos clanes, esos lobbys, son unos pocos puñados de personas que acaparan el poder, el dinero, las armas y las drogas. Los negocios más sustanciosos que efectúan son al margen de la ley. Y los negocios menores, más visibles, se amparan en leyes abusivas. Las grandes empresas tienen dos contabilidades y dos caras. Una, la que muestran en su publicidad. Y la otra, la que ejercen en la sombra, a base de reuniones secretas y cuentas en paraísos fiscales. ¡Creo que a estas alturas todos sabemos eso!

Christian Felber dice que con sólo aplicar un impuesto a los ricos del 1% ó el 2% de sus fortunas, la crisis económica desparecería. Si esto es así, nos encontramos ante la mayor de las injusticias. No es concebible que teniendo diez, cien o mil millones de euros no quieras dar el 1% para paliar los gravísimos problemas de millones de personas.

La conclusión a la que podemos llegar es que realmente no hay un interés es salir de la crisis. Los pobres sí lo desean, claro. Pero los ricos no. Porque ellos no están en crisis. Y si lo están, su solución consiste en apretar el cinturón al pueblo llano a través de impuestos, recortes y bajadas de salarios. ¡Como en la Edad Media!

Todos sabemos que las grandes fortunas no pueden amasarse sin actos delictivos. Es más, todos los empresarios y todos los jueces saben cuáles son esos actos delictivos. Hay una cantidad impresionante de banqueros, empresarios, ejecutivos, políticos y millonarios que actúan impunemente a diario, saltándose unas normas que curiosamente se aplican con rigor al pueblo llano

Claro que el pueblo llano también roba. Todos estamos en el mismo barco, ricos y pobres, ya que se trata del barco de la naturaleza humana, y ya sabemos cómo es la naturaleza humana. Sin embargo, no es lo mismo robar cien euros que  estafar cien millones de euros. El daño que los grandes estafadores hacen es enorme, pues literalmente decantan la balanza de la energía y del poder hacia unos pocos, sacrificando el bienestar e incluso las vidas de muchísimas personas.

Es bien sencillo. Sólo haría falta amenazar a los ricos con sacar a la luz sus actos delictivos. O bien donan ese 1%, o bien se les sanean las cuentas. Mejor aún, que lo devuelvan todo. La crisis se solucionaría en menos de una semana. Pero esto no va a ocurrir.

La crisis no existe, sólo es una apariencia. Los ricos saben cómo funciona el mundo. El mundo, con sus millones de anónimos ciudadanos, sufre crisis de vez en cuando. Entonces, los ricos se amurallan, y crean más presión y más miedo. O bien se enzarzan en guerras absurdas para conseguir más recursos en los países que destruyen o desestabilizan. Siempre ha sido así. 

La crisis no existe, es sólo un bache en el que morirán millones, pero ningún rico estornudará siquiera. Lo único que podemos hacer es denunciar todo esto. Sacar a la luz todo lo que permanece escondido. Esto va para largo. No se trata de la economía, eso sólo es un síntoma. Si la revolución es real, esto va a durar siglos, porque en el fondo se trata de una emergencia, en los dos sentidos de la palabra. Una emergencia, porque urge encontrar nuevos medios para llevar a la  justicia a millones de personas que forman parte de esos clanes acaparadores del poder y el dinero. Y también se trata de la emergencia de un nuevo nivel de conciencia, de un nuevo sentir de una parte significativa de la humanidad. Y esto usualmente implica sudor, sangre y lágrimas. - Gunther Emde

---------------------------------------------
También puede interesarte:
- La economía del bien común, por Christian Felber

18 junio 2013

Las burbujas que somos,
por La Reina de la Miel


"Nadie conoce a nadie porque el filtro de la realidad 
que en verdad somos nos impide la percepción 
directa, en crudo, de las cosas"


La reina de la miel escribe desde 2006 en su blog Serenidad para aceptar, coraje para cambiar, textos agudísimos, lúcidos y provocativos. Hace tiempo que quería publicar algo suyo, así que aquí tenéis una muestra.

LAS BURBUJAS QUE SOMOS

"Resulta francamente conmovedor aspirar a conocer a alguien alguna vez. Cualquier contacto inicial deja paso bien pronto - a veces demasiado bien pronto- al vislumbre de la inmensa vastedad inabarcable que es una persona. Una sola. Una sencilla persona que hace su vida normal y piensa sus monstruosidades normales y siente sus seísmos normales.

Es arrogante y a la vez inocente creer que alguna vez se va a conseguir conocer a nadie. Viéndolo así, es también increíble cómo hay amistades, u odios, y sobre todo amores. En puridad no tendría que haber nada de todo eso, tan sólo discurrires individuales por el Mundo, trayectorias únicas necesariamente solitarias. Los contactos entre las superficies que por azar se produjeran no tendrían, por tanto, que causar dolor, ni placer, ni nada. Serían solo incidencias sin importancia, leves toques accidentales.

Pero no. Sufrimos, nos alegramos, sentimos pasión o afinidad o aversión, nos exaltamos o nos desesperamos, experimentamos un rango abrumador de emociones y en nuestra confusión asumimos que los otros nos las causan. Las otras burbujas, esas que flotan por ahí a nuestro lado. Cada persona cree que los demás le producen cosas y, en consecuencia, cree que es capaz de controlar o modificar ese hecho produciéndoles cosas a los demás. Una locura colectiva absoluta gracias a la que hay guerras, y también amor del bueno, y en ambas cosas somos incapaces de ver que todo es una equivocación, una confusión de nuestra percepción del Mundo: lo que amamos, lo que odiamos, todo, es nuestra creación. Amo la imagen que me he hecho de ti, como yo quiero creer que eres; detesto eso que veo en ti, y que puede que ni remotamente veas, porque hay algo muy mío en ti que no acepto. Imágenes, ideas sobre ti...pero no tú. No Tú.

Nadie conoce a nadie porque el filtro de la realidad que en verdad somos nos impide la percepción directa, en crudo, de las cosas. Las relaciones humanas son un error milagroso, por tanto. Las burbujas que somos buscamos la compañía para relacionarnos con nosotros mismos, que es a lo único que podemos llegar, y con no poca fatiga (¿quién se conoce todos los mecanismos y resortes, quién?). Los conflictos con los demás son, en definitiva, frentes abiertos contra uno mismo.

“Malentendidos”, nos justificamos. Una burbuja enfurruñada porque otra burbuja la malinterpreta. En medio de ambas, éter. Vacío.

No, no hay nada que entender. Solo hay que aceptar lo que el Mundo nos trae, pero lo complicamos todo tanto..."

-------------------------------------------
- Este es el sitio de La reina de la miel

17 junio 2013

Fundamentalismo Barbie
(o el mito de las muñecas que dañan la infancia)


He esperado cinco años para publicar este artículo. 
Cinco años en los que mis dos hijas no se han convertido en nada 
de eso que aseguran algunos fanáticos sobre los modelos que 
transmitimos a nuestros retoños a través de muñecas, 
alimentos, formas, colores, y qué se yo cuántas cosas más.


Y fíjense que estoy hablando de Barbie. ¡Sí, como lo oyen! Ya sé que cinco años es mucho tiempo, pero es que la muñequita Barbie ha sido elegida por algunos adeptos a la New Age y por algunos papás moralistas conservadores como el agente destructor de la inocencia infantil. Seguro que esto os suena, ¿verdad?

Para ser objetivo y cumplir con los cánones de todo buen estudio científico, me he pasado cinco años (5) intentando comprobar si aparecían esos terribles síntomas. Y no. Mis hijas, que ahora tienen 7 y 11 años,  han crecido muy normalitas, señores. Y más que eso, han crecido con una sensibilidad y una inocencia que, lamento decirlo, ¡no observo en todas las criaturas con papás y mamás New Age!

Siento mucho importunar a mis lectores con esta propuesta, pero por favor, tomen en sus manos una muñeca Barbie ahora mismo y contemplen su rostro. Es difícil no ver otra cosa que dulzura. Vale, hay un énfasis en la ropa. Me pregunto qué tiene de malo eso para una niña de tres o cuatro años. Los niños ya tienen belleza interior, y la manera que tienen de expresar eso es a través de vestidos coloridos, de piedras preciosas, en el caso de las niñas, o de la fuerza y los músculos de un guerrero en el caso de los niños. ¡Y ninguna niña o niño con un mínimo de salud emocional va a creer de mayor ha de parecer un musculoso guerrero o una anoréxica muñeca para ser feliz!

Ahora perdonad si os insisto en que visionéis alguna de las películas que Mattel ha elaborado para su muñeca insignia. En su mayoría, esos filmes destacan por la delicadeza exquisita, por la ternura y por un mensaje sencillo y hermoso. Incluso las bandas sonoras son pequeñas obras maestras. Muchas de ellas contienen la mejor música clásica. ¿Algo de eso va a dañar a mis hijas?

Bien, ahora vamos a por el tema de los orígenes de la muñeca. Como Mattel usó un dibujo que protagonizaba un cómic semipornográfico, los detractores de Barbie aducen que una muñeca que comenzó como prostituta no puede ser un buen modelo para los niños. Después argumentan que la muñeca sirvió para expresar los prejuicios de las clases burguesas, tales como el racismo, y muchos otros.

Pero vamos a ver. ¿Acaso existe algún producto con más de cincuenta años de existencia que no haya sido usado para alimentar a las diversas costumbres y prejuicios de cada época y cultura? Los Volkswagen creados y fabricados como setas en tiempos de Adolf Hitler, ¿han de ser rechazados por ese origen tan poco glamuroso? ¿Hace falta repasar uno por uno todos los objetos que usamos, y que han sido (y son) usados para todo tipo de causas? Ordenadores, cámaras de fotos, teléfonos, electrodomésticos... Muchos de ellos proceden de la industria militar. ¡La secuencia de ejemplos sería interminable!.

Mirad, voy a darle la vuelta al origen de Barbie. En realidad ese pasado le viene de perlas, pues entronca con la Diosa Ancestral, la Prostituta Sagrada, la Madre Primigenia. ¡Eso sí que es una buena dosis de arquetipo junguiano! Por algo una muñeca como Barbie ha tenido una aceptación universal. Porque entronca con la tradición y la transformación milenaria de lo femenino. Bueno, antes de que me acuséis de ser un ejecutivo de Mattel, voy a parar.

¿Sabéis qué ocurre en realidad? Pues que es la energía de los padres lo que nutre a nuestros hijos. Si esa energía es la correcta, no importa mucho cómo sea el vehículo que usemos para transmitirla. Vale, tampoco pienso que el vehículo no tenga ninguna importancia. ¡Claro que la tiene! Pero en este artículo he enfatizado el contenido sobre la forma porque me parece que algunos padres moralistas se están pasando de la raya.

Mi sospecha es que si tienes poco que transmitir, te vas a agarrar al muñequito waldorf como a un clavo ardiendo. Porque como no tienes o no sabes transmitir nada de calidad, crees entonces que el objeto va a suplir esa carencia. - Gunther Emde

---------------------------------
Os puede interesar también:
- Barbie y su alma de prostituta
- El mito de la belleza y la domesticación de las niñas

Angelina Jolie acusada de complicidad
con empresa de patentes genéticas


Myriad Genetics tiene la patente de los genes BRCA1 y BRCA2.
¿Ha sido la confesión de Angelina Jolie una campaña publicitaria 
planeada por una corporación o realmente su objetivo es despertar 
el interés de las mujeres por este tipo de pruebas?


Extracto del artículo de Reyes González, publicado en Grazzia. - La decisión de Angelina Jolie de someterse a una doble mastectomía puede salvar la vida de muchas mujeres en todo el mundo. Según Eric G. Bing, director de Global Health en el Instituto George W. Bush, «debemos estar agradecidos por su heroísmo y preguntarnos cómo debemos entender la decisión de Ms. Jolie mas allá de Estados Unidos y los países desarrollados», ha aplaudido desde las paginas de Forbes. La actriz parecía muy clara al explicar los motivos que le han llevado a compartir con el mundo su tratamiento: «No podemos cerrar los ojos a la información e ignorar el hecho de que millones de personas en el mundo están sufriendo».

En apenas un día, Angie se convirtió en una heroína para muchas mujeres. Pero poco después, en una sospechosa.
 [...] Tras la decisión de Angelina se encuentra el apoyo que desde la compañía Myriad Genetics se hace a la actriz. El anuncio de Angelina Jolie, aunque no padecía cáncer, no parece inocente y espontáneo a los ojos de aquellos que luchan contra las patentes genéticas. Según varios medios norteamericanos, la noticia de la mastectomía coincide con la campaña de Myriad y la decisión de la Corte Suprema en la viabilidad de distribuir la patente BRCA1. [...] Muchas son las voces que critican la decisión de Angelina por el momento en que ha ocurrido: ¿Es héroe o villano? ¿Denuncia o intereses?

Sorprende que la portada de Angelina Jolie en la revista People apareciera por arte de magia en los quioscos tres días después del «anuncio oficial», cuando por lo general necesitan semanas para cerrar su revista. ¿Ha sido su confesión una campaña publicitaria planeada por una corporación o realmente su objetivo es despertar el interés de las mujeres por este tipo de pruebas? Según Myriad, «la mayoría de la gente no puede pagar el coste de estos test a menos que sean cubiertos por seguros privados que, hoy por hoy, no lo hacen. Hay que cambiar la actitud de los seguros».

Myriad Genetics tiene la patente de los genes BRCA1 y BRCA2, y si alguien quiere un test que indique su predisposición hereditaria necesita hacerlo a través de esta empresa. Lo que Angelina no dijo es que la Corte Suprema de Estados Unidos tiene en vilo a la compañía que realiza estas pruebas por una demanda de la American Civil Liberties Union (ACLU), organización que representa a distintas asociaciones profesionales (incluyendo asociaciones médicas, científicas, grupos de cáncer y pacientes). En un mes, la Corte Suprema decidirá si una compañía tiene derecho a mantener la patente de esos genes humanos.

El anuncio de Angelina logró que las acciones en bolsa de Myriad multiplicaran su precio de un día para otro. Si lo hizo intencionadamente es algo que no se podrá saber nunca, pero su decisión ha revolucionado el mercado de valores y el interés por la industria del genoma humano. Y hay más: el nuevo seguro médico deObama aprobado por el Congreso obliga a que, en unos años, las pruebas de BRCA1 se paguen con el dinero de los impuestos, al igual que ocurre en Europa. La inminente decisión de la Corte Suprema podría romper con las patentes de los genes humanos y con una industria que florece. [...]

Fuente:
---------------------------
También puede interesarte:

Un ejemplo de presión de las grandes empresas
y la respuesta que podemos dar en CHANGE.ORG

No a la censura de las organizaciones de consumidores


"Me llamo Bea y soy socia de la Organización de Consumidores
 y Usuarios, OCU. Con mi dinero sé que aporto medios para 
que investiguen libre e independientemente, en beneficio de 
todas las personas, y por ende en el mío propio. Pero ahora 
el Gobierno y las grandes empresas de alimentación, 
quieren amordazar a todas las organizaciones de consumidores" 


El Gobierno, cediendo a la presión de las grandes marcas de alimentación, quiere prohibir que las organizaciones de consumidores hagan estudios analizando y comparando productos de diferentes marcas. Esto supone un ataque a mi derecho como consumidora a saber qué estoy comprando.

• Porque yo quiero saber qué latas llevan sardinas de verdad y qué latas no las llevan.
• Porque yo quiero saber si un detergente limpia o tan solo es un camelo y encima vale tres veces más.
• Porque yo quiero saber qué leche es de mayor calidad.
• Porque yo quiero saber si un aceite de oliva virgen extra es efectivamente lo que pone en la etiqueta.
• Porque yo quiero saber qué crema solar comprarme, la que realmente sirva contra las radiaciones solares, se llame como se llame. [Continuar leyendo en Change.org]

16 junio 2013

AdvaitaINFO, un nuevo y completo portal
sobre la espiritualidad no-dual



Advaitainfo es un sitio que recopila y divulga todo lo relacionado con la no-dualidad.
Tanto la forma como el contenido son de una calidad excepcional. Es muy sencillo acceder a las secciones y a los recursos, que además son muchos y muy variados.

¡Desde El Blog Integral felicitamos a los creadores de Avaitainfo!

13 junio 2013

La otra nube del no saber


Ha nacido una nueva forma de almacenar y gestionar información.
Se trata del "cloud computing", la computación en nube, en la que 
los datos se encuentran almacenados y gestionados por grandes 
servidores externos a nuestro ordenador personal. 



Es curiosa la tendencia bipolar que caracteriza a esta época. Por un lado reclamamos autonomía de una forma hiperindividualista. Y por el otro depositamos la responsabilidad de importantes áreas de nuestras vidas en grandes corporaciones.

Nuestra salud, por ejemplo, es propiedad del sistema médico. Son las empresas farmacéuticas y unos señores de bata blanca los que gestionan nuestro organismo. De hecho incluso nuestro nacimiento está controlado y supervisado por la institución médica. Un parto convencional consiste en una sucesión programada de una serie de protocolos, en los que lo último que se hace es preguntar algo a los padres. Simplemente el bebé que nace es propiedad del sistema, y como tal lo tratan, lo manipulan y lo vacunan. Es decir, lo estandarizan.

Nuestra muerte tampoco es responsabilidad nuestra. De nuevo los médicos primero, y los servicios de pompas fúnebres después, nos dicen cómo y de qué forma morir. Y cómo se tratará al cadáver, y qué palabras se dirán a los familiares. Una muerte estándar.

¿Y lo que hay en medio del nacimiento y la muerte? Pues eso que damos en llamar historia personal se encuentra igualmente enmarcado en las costumbres culturales, y por supuesto subyugado a los imperativos comerciales. Delegamos cada vez más nuestras vidas en manos ajenas, y me temo que el "cloud computing" se encuentra en esa línea. Imaginad la escena. Vuestros datos personales, vuestras fotos, trocitos de vuestra vida, almacenados en el servidor de una gran empresa. Una empresa que os venderá la idea de la "seguridad". ¡Claro, una nube de datos es un lugar muy seguro!

A pesar de las (supongo) buenas intenciones iniciales de este sistema, resulta demasiado obvio que en algún momento algún señor con no tan buenas intenciones va a comerciar con nuestros datos. De la misma forma que hay sospechas de que esto ya está pasando con Facebook, tal y como señalé en esta entrada, sería muy ingenuo creer que no va a ocurrir con la nube. Aquí están enumeradas las ventajas y desventajas de la nube. Leed bien las desventajas, si esto es lo que se publica, podemos intuir que la realidad será bastante más desagradable.

La nube del no saber. Así se llama un escrito anónimo sobre experiencias de trascendencia real. Pues mira por dónde que a lo mejor esta nueva nube computacional va a contribuir a un "no saber lo que están haciendo con mi vida". Igual hasta nos ayuda a trascenderla, oigan. - Gunther Emde

Evolución Integral



En este sitio podéis echar un vistazo a bastantes páginas de un libro que el propio Wilber califica como "una gran oportunidad para que la Comunidad de habla hispana reconozca las propias perspectivas que tiene acerca de la Visión Integral".

Conducido por Raquel Torrent, otros autores son José María Poveda, Luis Paniagua, david González Raga, Magda Català, Alejandro Villar, entre otros.

11 junio 2013

El drama de los padres separados


Es imposible presentar en un sólo artículo
la intensidad y la cantidad de los sentimientos
que se generan en el padre, la madre y los hijos
cuando se rompe una familia. Aquí reflexionamos 
sobre algunos aspectos fundamentales.


¿Qué ocurre cuando una familia se rompe?
La madre pierde a su pareja, y el apoyo o la ayuda del padre en el día a día de la crianza. El padre sin embargo pierde a su pareja, su hogar y a sus hijos. Además, se le impone el pago de un dinero y un régimen de visitas. A partir de ese momento su valoración social como padre dependerá de si cumple estos dos requisitos tan superficiales. Su paternidad queda reducida y expuesta al escrutinio público constante. Si no paga o incumple los horarios es un mal padre, no importa el afecto y las atenciones que proporcione a sus hijos. Además, un hombre separado es visto casi como un marginado social, mientras que una madre separada suele recibir apoyo social, y se convierte en una madre coraje.

Tú opinas que esto en parte es normal.
Sí, porque la biología y la cultura fomentan el cuidado de los retoños, y eso es correcto. Es obvio que la madre juega un papel mucho mayor en la crianza, y por tanto es normal y adecuado que las leyes apoyen todo aquello que garantice el desarrollo de los niños. No tendría mucho sentido que las mamás se vieran obligadas a vagar por las calles, sin hogar y con sus hijos en brazos. El conjunto mamá-hijos ha de tener asegurada una vivienda, una manutención suficiente y todo el apoyo social que sea necesario, especialmente cuando los niños son de corta edad.

¿Entonces cuál es el problema?
El problema es que se ha despreciado y rebajado el papel del padre a un mero proveedor de dinero. Puede que hace algunos siglos los papás fueran unos brutos que sólo veían a sus hijos en sus nacimientos y en sus bodas (¡aunque no olvidemos que las mamás también actuaban de forma muy dura con sus retoños!), pero actualmente las cosas han cambiado. Hasta los psicólogos más conservadores aceptan el imprescindible rol del padre en la crianza. Por tanto, opino que la sociedad debe prestar apoyo tanto a las madres como a los padres que se separan.

¿Los niños son los más perjudicados?
Indiscutiblemente. En los litigios entre padres separados, a veces se tiene la sensación de que estamos en una guerra de egos, y los niños son usados como armas arrojadizas. Se les inculca toda clase ideas falsas sobre el otro progenitor. Esto los traumatiza de forma grave. Casi siempre es la madre la que inculca a sus hijos todo tipo de ideas falsas sobre el padre. En parte esto es normal porque pasa con ellos casi todo el tiempo, y es difícil no teñir a los retoños con las propias emociones de despecho o rencor, debidas a la separación. El padre en cambio ve a sus hijos sólo los fines de semana y generalmente aprovecha para efectuar actividades, sin apenas tiempo para que se manifieste una complicidad emocional ni una rutina que permita la transferencia de ideas negativas sobre la madre.

¿Qué pueden hacer los padres separados?
Los hombres separados han comenzado a unirse para exigir que se les trate de forma digna. Tiene que terminar esa imagen patética del padre que se va de casa con la maleta a vivir en el coche porque no puede pagarse una casa. La soledad, el no poder compartir el día a día con sus hijos, el saber que éstos probablemente se verán influenciados en su contra por una madre despechada, el temor a que que otro hombre entre en el hogar y cree una enorme confusión emocional en los niños, todo eso puede llegar a ser insoportable. Para colmo, los arranques de rabia debida a la frustración, completamente normales, son entonces usados por la madre como justificantes para separarlo de sus hijos.

¿Entonces las mamás no son una garantía de una buena educación?
Pues no. Aunque se deba proteger el binomio mamá-hijo, ello no quiere decir que las mamás estén exentas de responsabilidad. Sin embargo, la sociedad a veces parece permitirlo todo a la medre, sólo por su condición de madre, mientras que niega casi por sistema la presunción de inocencia a los padres. Se dice que las mujeres están en desventaja en nuestra sociedad, pero resulta obvio que muchas veces es justo al revés. Sólo por el hecho de ser mujer, se aceptan unos comportamientos y unas actitudes que no se aceptan e incluso se penalizan en los hombres. En la sociedad actual la mujer goza de una permisividad y de un apoyo que les son negados a los hombres. Esto es sexismo puro y duro.

¿Cómo superar todas esas diferencias e injusticias?
La única forma que conozco es a través de la propia maduración como persona, y a través de la exposición de estos temas a la luz pública. Tal y como ocurre con temas como la violación de la paternidad, es imprescindible sacar a la luz de forma honesta y clara los sentimientos y las emociones que una separación genera. Hay mucho en juego, muchos aspectos de nuestra naturaleza que son entonces revelados de una forma muy intensa y que de otro modo permanecerían ocultos. Esta es la parte positiva: una separación, como cualquier crisis, representa una oportunidad para fomentar en el auto-conocimiento. - Gunther Emde

Más allá del Bien y del Mal


La creación surge de una necesidad. 
Dicen que hasta el mismísimo Dios, harto de morar 
en el vacío más lleno de nada que podamos imaginar, 
tuvo que explotar en millones de estrellas, planetas, 
bacterias y hasta seres humanos. Humanos que se debaten
en la polaridad de lo bueno y lo malo.

Sin polaridad no somos nada. Es la polaridad la que crea una tensión, ante la que se dan tres posibilidades. Un retroceso, un estancamiento o un avance en forma de acto creativo. Para que semejante milagro se produzca la condición necesaria es no decantarse por ninguno de los polos opuestos, y ahí radica la dificultad del juego. Mantenerse en el infierno de lo dual.

Tenemos el amor y el odio, la alegría y la tristeza, la ilusión y la desgana. Nuestras mentes oscilan continuamente hacia esos pares de opuestos, siempre creyendo que en alguno de ellos encontrará la paz que anhela. Hoy creemos en el amor, y tomamos las decisiones pertinentes basándonos en ese polo. Al cabo de unos días nos vamos al odio, y volvemos a tomar nuevas decisiones basadas en ese otro polo. Esas decisiones son fruto de una proyección, de una identificación, de una irrefrenable tendencia a buscar refugios superficialmente no-duales. 

¿Qué sucede cuando los polos comienzan a agigantarse cada vez más? Porque a medida que se experimentan los diferentes deleites y los diversos dolores de este mundo, esas pequeñas polaridades se consumen a sí mismas, y la mente fija su atención en otras de mayores. De tal manera que llega un día en el que nos damos cuenta de que en realidad nos encontramos entre el Bien y el Mal.

Y si el Bien tira de un brazo y el Mal tira del otro con la misma fuerza, entonces se produce esa desconcertante situación en la que uno no puede volverse a enamorar de "lo bueno" ni tampoco creer que "lo malo" sea una solución. ¡Cuán extraordinario, duro y complejo es el momento en el que uno no sólo es incapaz de sentir alegría por el Bien, sino que tampoco puede sucumbir al Mal! 

Sólo en ese punto tan crucial la mirada queda absorta en el centro del alma Y mientras el ego se desgarra,  surge el relámpago de la luz de la Conciencia, el mayor acto creativo, el Amor. Siento usar esta palabra, que está ya gastadísima de tanto uso y abuso, pero es Amor. O Conciencia, o Luz, qué más da el nombre.

Sólo unos segundos bastan para comprender que algo de ese calibre no tiene nada que ver con el predicado amado, ni con el sujeto amante, porque se trata de un Verbo, acción pura y eterna, como una vibración sutil y poderosa que está mucho más allá de emociones y pensamientos, más allá del Bien y del Mal. Entonces sólo puedes llorar, y bendecir la tensión de la dualidad de este mundo, porque esa dualidad vuelve a nacer como "lo que es", el mundo nuestro de cada día, la bendita polaridad que nos empuja de vuelta a Dios. - Gunther Emde

10 junio 2013

Sobre un extraño proceso

Imagen del Jardín Botánico "Mar i Murtra", donde viví 15 años.

Gunther Emde - Desde niño tuve una conexión precoz e intensa con el mundo natural. Mis padres me presentaron la naturaleza como algo fascinante y que por tanto era digno de ser disfrutado. Debe de haber sido genético, pero lo cierto es que rápidamente me sumergí en la admiración y el estudio de plantas y animales, paisajes y montañas.

A los siete años mi padre comenzó a trabajar como director del Jardín Botánico "Marimurtra", situado en Blanes. De pronto tuve a mi disposición quince hectáreas de bosques y jardines con miles de especies autóctonas y exóticas, así como acceso a los herbarios y a la biblioteca sobre botánica. Frecuentemente recibíamos la visita de científicos, y mi padre mantenía contacto epistolar con los principales jardines botánicos del mundo. En ese paraíso mi pasión naturalista germinó y enraizó profundamente.

Cuando observaba un insecto, un pájaro o una ardilla, tenía la impresión de que yo me transformaba en ese animal. Era sencillo y a la vez emocionante poder predecir su próximo movimiento, o poder acercarme a una distancia muy corta. Con doce años aprendí a identificar especies por sus nombres científicos, y a los quince era un naturalista experimentado que asombraba a los etólogos que visitaban el jardín.

Parecía predestinado, pues, a ser biólogo, pero en la Facultad de Biología de Barcelona tuve mi primera decepción. Animales y plantas eran reducidos a meros objetos de estudio. Se efectuaban experimentos de vivisección, y la etología era, por aquellos tiempos, una asignatura marginal. Mi propia experiencia tenía que ver con la Vida, y entre esas paredes de cemento se rendía pleitesía a un burdo reduccionismo que no fui capaz de asumir.

Paralelamente, al cumplir los 18 comencé a entrenar con pesas. Durante 14 años me entregué en cuerpo y alma a desarrollar mi musculatura y mi habilidad gimnástica. Durante ese tiempo comencé a ingerir cantidades monstruosas de comida. Arroz, pollo, cereales, pasta, batidos proteínicos, huevos y una buena dosis de pastelería dieron como resultado 104 kg de músculo en la báscula. De forma inconsciente, yo creía que obtener un cuerpo musculado solucionaría mis conflictos internos. Por supuesto, no fue así. A los 29 años tuve la súbita comprensión de que había usado la naturaleza, las pesas y la alimentación como refugios. Ver cómo mi angustia existencial persistía, sin importar la cantidad de horas que pasara observando especies, o entrenando, me desmoronó por completo. 

Los siguientes siete años fueron la crónica de una amarga despedida. Sentí que toda la cultura humana salía de mi sistema, dejándome completamente solo y vacío en medio de un inmenso y árido desierto. Mi mujer en aquel entonces se dio cuenta del giro inesperado de mi mente, y me dejó. Incapaz de transmitir entusiasmo por ninguna actividad, perdí mi trabajo. Convertido en un marginado social, deambulé por los parques de Barcelona aturdido por vislumbres espirituales que no entendía. Vestí ropa encontrada en la basura, y me alimenté exclusivamente de frutas crudas por espacio de dos años. Perdí 33 kg. Algunos fines de semana me recluía en bosques y dormía dentro de cuevas. Viví dos meses completamente solo en una isla entre dos ríos, cerca de Córdoba. Mi objetivo era la purificación extrema, anhelaba con todas mis fuerzas encontrar a Dios en lo natural, en la salud del cuerpo. Me había convertido en un adepto a la Nueva Era más radical.

Finalmente comprendí que nunca podría desterrar mi ego, simplemente yo estaba constituido por un cuerpo, pero también por una mente. Así que, descreído de la cultura humana pero a la vez incapaz de regresar al Edén, entré de lleno en la náusea existencialista. Durante los siguientes seis o siete años fui un amargado existencialista, un cínico que soltaba reflexiones muy lúcidas pero sin piedad alguna por las personas que me rodeaban. Quise morir para no contagiar a nadie de semejante enfermedad mental. Pero, de alguna forma, una voz dentro de mí me instaba a continuar, pese a cualquier cantidad de sufrimiento.

Comencé a trabajar como limpiador. ¿Qué otra cosa podría hacer un tipo con semejante trastorno? Tuve tiempo de sobras para llorar lágrimas de sanación. Vislumbré estados de conciencia completamente nuevos, y el existencialismo terminó por diluirse. El proceso de muerte interior estaba dando lugar a un renacimiento. La naturaleza, el cuerpo y los alimentos se transformaron para mí en símbolos de trascendencia. Aprendí que Dios no mora en plantas y animales, sino que es la naturaleza (y todo lo demás) lo que mora en Dios. La naturaleza no es lo más cercano a Dios, sino de hecho lo más lejano, aunque cueste de creer. Es la mente humana, con sus niveles de conciencia progresivamente más profundos, lo que nos acerca cada vez más a un Dios que es a la vez sustrato y meta de nuestra Historia.

Hoy paseo por un bosque y el susurro del viento, el vuelo de una mariposa o el color de las flores me transportan a una región donde reina un gozo extraordinariamente profundo y compasivo. Los elementos naturales son inocencia pura, silencio puro, y por tanto evocan la inocencia y la quietud reales del alma humana, la paz que somos debajo del ruido del ego

He descubierto mi Ser real, y aunque esa percepción todavía se está consolidando, sé que ésta es mi verdadera Naturaleza, para la que la naturaleza meramente biológica no es más (pero tampoco menos) que un hermoso reflejo.

Querido Señor Alcalde



Querido Señor Alcalde:

No le robaré mucho tiempo, 
sólo quería contarle cómo me ha ido el día en Barcelona, 
la maravillosa ciudad que usted gestiona.

Mire usted, al poner un pie en la calle, pisé un excremento de perro. Disculpe lo grosero del asunto, pero es que el otro pie fue a parar a un escupitajo, resbalé y caí sobre una bolsa de basura.

Disculpe usted de nuevo, pero es que con restos de basura pegados a mi codo gracias a un chicle de fresa, me situé de nuevo en la acera, pero una moto circulaba sobre ella buscando párking (o sólo Dios sabe qué), y tuve que saltar en dirección zanja. La zanja estaba llena de excrementos, escupitajos y bolsas de basura pegadas con chicles. Todos de fresa, oiga.

Cuando subí de nuevo a la acera, veinte bicicletas paranoicas rozaron mis vergüenzas, por lo que busqué rutas más complejas, calibrando bordillos y bordeando árboles, pero entonces un patinete con joven incluido se ve que estaba practicando slálom farolero y me tiró a la calzada, donde fui arrollado por un Mercedes, dos Toyota Prius (híbridos), y un tranvía recién inaugurado.

Recogí mis órganos y mis huesos desperdigados, y al alcanzar la acera de nuevo, Señor Alcalde, fui atracado por un multicultural la mar de majo, quien se llevó mi cartera, el riñón derecho y mis dos orejas. Yo, que todavía no había perdido mi sonrisa, noté una cierta zozobra de ánimo y saqué el móvil para llamar a uno de mis tres psiquiatras. Fue una mala decisión, porque en Barcelona despegar el brazo del costado supone golpear o bien el culo de un señor que corre mientras escucha música tekno, o bien la cara de un patinador que escucha música tekno, o bien las rastas de un skater que escucha música tekno.

Murmurando las mejores frases de Eckhart Tolle se me ocurrió dar media vuelta para volver a mi hogar. Pero usted sabrá, Señor Alcalde, que dar media vuelta en Barcelona, así sin más, tiene su cosa. Y la cosa fue que diez ejecutivos que al parecer iban pegados a mis nalgas me zarandearon molestos, pues mi súbita decisión parecía contradecir el sentido de su marcha, tan marcial, tan positiva. 

Me lancé dirección valla, pero no conté con el carrito de bebé ni con la mamá que presumiblemente va detrás empujando. Puesto que caí de morros dentro del carro y besé al niño, fui acusado de crímenes contra la humanidad ante un policía que resultó ser primo del portero de la madre que parió al niño. Y que al decir yo lo de parió me sacó la pistola asegurando que hoy tenía el día calmado y que ya podía ir dándole las gracias.

Señor Alcalde, le escribo esto cerrada mi puerta con candado, la luz apagada y las persianas echadas. He llamado a mis tres psiquiatras, a un par de señoras de esas que hacen señores, y voy a tener sexo en grupo durante nueve semanas y media. Para olvidar, más que nada, su impecable gestión de esta maravillosa ciudad. Pase usted un buen día. - Gunther Emde

Enric Carbó, asesoramiento filosófico


"En el Centro IBAI creemos en la posibilidad del desarrollo adulto. 
Desde nuestros estudios y nuestra preparación en los campos de la 
medicina, la psicología y la educación, no sólo sabemos qué necesitan 
los niños para acompañarlos en su crecimiento, también tenemos
una visión del potencial humano de nuestros consultantes adultos 
y de su posible desarrollo" - Enric Carbó



Enric Carbó coordina junto a Jasone Zabala el Centre per al desenvolupament integral (IBAI), situado en Tortosa (España), un lugar desde el que imparten talleres de muy variados temas, siempre desde una perpectiva integral y holística.

Enric define su misión como "investigar y desarrollar los mejores servicios centrados en el desarrollo integral de la persona. Esto quiere decir considerar armónicamente sus niveles físico, emocional, cognitivo y espiritual, sin olvidar el entorno en el se desenvuelve su vida".

Uno de los temas que Enric trata con maestría es el de la masculinidad. Tiene un blog, Masculinitat i política, y un sitio de Asesoramiento filosófico, desde los que ofrece ayuda y servicios para los retos de la moderna y compleja vida de nuestros tiempos, pero además ha creado el Círculo de Hombres, un espacio de empoderamiento de lo masculino.

Enric Carbó ofrece servicios de muy amplio calado. 

--------------------------------

Puesto que el desarrollo de la masculinidad tiene también que ver con la comprensión de lo femenino, Enric ha escrito excelentes artículos como este:

06 junio 2013

La otra cara de la nutrición pránica


Están apareciendo algunos personajes que
afirman que se puede vivir sin comer. Tal y como
demuestro en este artículo, esto es perfectamente
posible. Pero por desgracia, no constituye ninguna
clase de don divino, sino algo mucho más prosaico.

Gunther Emde - Llevo unos 20 años investigando el tema de la nutrición. Estuve dos años alimentándome exclusivamente de frutas y vegetales crudos. Efectué ayunos cortos, y mi próximo paso era vivir del prana. Pero descubrí algo sumamente desconcertante, que tiró por tierra mis ansias de pureza corporal y espiritual.

Los siguientes puntos constituyen un resumen de algunas experiencias y conclusiones, que pueden contribuir a esclarecer la compleja e intrincada relación entre nutrición y conciencia



¿Estamos nutridos o sólo estimulados?

El ser humano es una especie frugívora. Este hecho, conocido por bastantes biólogos y antropólogos, choca frontalmente con nuestras creencias y costumbres gastronómicas. Pero lo cierto es que nuestra fisiología está diseñada de forma expresa para alimentarse exclusivamente de frutas, vegetales y semillas, todo ello en estado crudo. 

Sin embargo, el ser humano se ha ido desviando de su alimentación originaria desde hace miles de años, y ha conseguido sobrevivir a pesar de ello. ¿Cómo es eso posible? La razón es que existen dos maneras de mantener con vida a un organismo, una es la nutrición y la otra es la estimulación. Lo que nutre son frutas y vegetales en estado crudo. Todo lo demás, la cultura gastronómica al completo, constituye una estimulación más o menos intensa.

Un cuerpo humano nace con un depósito de energía, que es diferente para cada individuo y que además es limitado. A efectos didácticos, esta cantidad de energía la podemos comparar con la de una batería o una pila. Sabemos que una batería está funcionando por sus efectos, a saber, porque produce energía eléctrica. Lo que quiero decir es que el organismo humano puede ser nutrido o bien meramente estimulado, y el resultado externo, visible, va a ser el mismo, a saber, la producción de energía, el movimiento, la vida.

Sin embargo, a nivel interno los efectos son muy diferentes, pues lo que hacen las sustancias estimulantes es extraer energía de la pila, sin reponer nada. El cuerpo genera energía para desembarazarse de esas sustancias y esa energía es usada para la vida diaria. Por supuesto, la mente cree que los estimulantes son nutrientes, dado que nos sentimos “alimentados” por ellos, creemos que “nos dan energía”. La realidad es que agotan la pila a marchas forzadas. Y dado que nos alimentamos básicamente de estimulantes, podemos deducir que el cuerpo sobrevive gracias a la carga inicial de su depósito de energía. Es decir, los seres humanos vivimos de prestado.


-----------------------------------



El principal estimulante del cuerpo es la mente.

La mente constituye el más sofisticado mecanismo invasivo de un tejido humano. Arraiga en todas las células, a escala molecular y, al estar fundamentada en el miedo a la muerte, provoca en el organismo un permanente estado de ansiedad y de angustia. El sistema nervioso queda colapsado constantemente con señales de terror, dosificadas a diferentes intensidades, y de las que no somos conscientes. 

Es como si una droga muy perfeccionada, de difícil detección, circulara día y noche por nuestras venas, afectando a todos y cada uno de los sistemas corporales. La respuesta del organismo es generar energía con la finalidad de desembarazarse de semejante "cuerpo extraño". Ésa es la energía que mayormente sostiene las vidas de los seres humanos. Y eso explica por qué un individuo puede pasar 50 años sin comer absolutamente nada. Los pránicos sobreviven gracias a la estimulación que les produce su propia toxemia interna, generada por su mente.

La mayoría de pránicos instalados en el nivel Nueva Era están obsesionados (a veces de forma totalmente inconsciente) con la pureza y el castigo, lo cual genera una terrible angustia que lacera sus tejidos cada minuto de sus vidasEste es el verdadero motor que les mantiene vivos. Además, cuando sienten que este motor no alcanza para subsistir, toman un plato de sopa, y al cabo de una o dos semanas pueden beber un té o un café. Es decir, más estimulantes que evitan su muerte inmediata, y que consiguen alargar una terrible experiencia de culpabilidad enterrada bajo delirantes ideas cósmicas. Incluso Prahlad Jani, en quien ha confiado mucha gente, mostró comportamientos sospechosos de pequeñas ingestas mientras se estudiaba su supuesta inedia.

Ahora bien, el precio de cualquier estimulación es la enfermedad. Por eso los pránicos situados en el estadio Nueva Era no mueren a los 120 años (como proclaman que harán) sino a unos discretos 70 años, con suerte un poco más. Incluso pránicos en el estadio sutil, como Teresa Neumann o Simeón el Estilita, fueron poco longevos. Y además padecen las mismas dolencias que los simples mortales que comen de todo. Jasmuheen, una famosa pránica contemporánea, desarrolló en 2004 un carcinoma grave.


------------------------------



¿Se equivocó Dios al fabricar un estómago?

Todo organismo esta constituido para asegurar la propia supervivencia. Por ello, el cuerpo de cualquier mamífero está básicamente orientado hacia la búsqueda, obtención y asimilación de alimentos apropiados.
Si comprender que somos una especie frugívora puede resultar difícil, en realidad el asunto es todavía más complejo, pues desde las investigaciones de Bircher-Benner sabemos que en realidad nuestras células se nutren de luz solar altamente organizada. Nos alimentamos de luz solar, pero esa información fotónica precisa de un vehículo adecuado, que en el caso de nuestra especie son las frutas crudas. Y toda la fisiología está destinada a extraer esa información solar del alimento físico, a través de la acción de unos órganos perfectamente diseñados para tal fin.

Proporcionar sólo la información (despojada de su vehículo) sería como bombardear una pantalla con electrones y esperar a que salga un programa de televisión. No, las cosas no funcionan de forma mágica. Los electrones han de atravesar toda una serie de artilugios y componentes electrónicos (órganos) de forma que que canalicen y transformen (metabolismo) esos electrones en una imagen definida en la pantalla. 

Nuestro cuerpo físico dispone de boca, lengua, dientes, olfato, esófago, estómago, intestinos, hígado, bazo, páncreas, riñones...  Los pránicos deciden que todo eso es innecesario, en pocas palabras, llaman idiota a un Dios que malgastó su tiempo creando exquisitos sistemas biológicos.

-------------------------------



¿Batallar ahí fuera o sanar el interior?

Algunas personas proyectan sus necesidades emocionales en el mundo físico. Es lo que yo denomino proyección mítica, algo propio del estadio mítico de hace algunos miles de años, cuando la capacidad de interiorizar los conflictos todavía no estaba desarrollada. En esa época, todo debía resolverse en el exterior, a través de una acción físicaHay centenares de ejemplos de proyecciones de esta clase. Pondré sólo el ejemplo más característico de cada nivel de conciencia.

- Estadio mágico: "Asesinaré a diez enemigos robustos y colgaré sus calaveras en la entrada de mi cueva, así seré inmortal".
- Estadio mítico: "Sacrificaré cien reses en ofrenda a los dioses, así mi casa y mi familia estarán libres de enfermedad".
- Estadio racional convencional: "Hacerme millonario me dará por fin la paz que busco".
- Estadio Nueva Era: "Una salud perfecta a través de la purificación me hará feliz y completamente sano" .
- Estadio existencialista: "Sólo el suicidio es una salida digna a este miserable mundo".
- Estadio psíquico: "Desarrollaré poderes psíquicos y ganaré paz de espíritu".
- Estadio sutil: "La visión de ángeles y antiguos maestros me acercará a Dios".

Entonces, quien no mata será arrebatado por la muerte. Quien no puede sacrificar una sola res es condenado a sufrir epidemias. Los pobres son considerados estúpidos infelices. Los que se alimentan de comida cocida son impuros. El que sonríe a la vida es un ignorante. El que carece de precognición no es espiritual, y quien no conversa con ángeles no es digno de Dios.

Como no puedo trasladar la lucha al interior de mi alma, la exteriorizo y así obtengo una escala de valores asombrosamente simple para juzgar a mis semejantes. En la era mítica esto era válido, pero actualmente se lo denomina fundamentalismo. 

Muchos respirantes sueñan también con la inmortalidad física. ¡Pero la inmortalidad como un tiempo infinitamente largo también es un vestigio de la era mítica! Alguien que es incapaz de comprender que la inmortalidad consiste en morar en el ahora, proyectará por fuerza su anhelo en la mera extensión indefinida del tiempo cronológico.

Leonard Orr y Drunvalo Melchizedek son dos conocidos autores que preconizan la inmortalidad física y la dieta de prana. Yo creo que esos tipos han tenido experiencias del estadio sutil que son genuinas, pero la estructura de conciencia en la que se mueven normalmente puede ser mítica y racional convencional, es decir, no está lo suficientemente desarrollada como para interpretar correctamente esas experiencias. Drunvalo habla con ángeles. Bien, yo no pondré en duda eso, pero las palabras que oye han de atravesar un sistema emocional que puede ser muy básico, o que puede estar alterado por traumas infantiles, y aquí reside el problema. Aunque la simbología de lo que afirma puede ser cierta, yo me cuidaría mucho de creer en la literalidad de esa clase de mensajes.

------------------------------------------



¿Gurús perfectos o máscaras sofisticadas?

Este apartado es por desgracia aun menos agradable que los anteriores. Cuando uno va conociendo adeptos a la purificación, rápidamente observa que algo funciona mal en muchos de ellos, y esto lo digo con todo el respeto del mundo. La distancia entre lo que dicen ser y lo que hacen en su vida diaria es tan grotesca, que la primera reacción es considerarlos locos. Y como tales fueron tratados hasta hace unos años. Pero actualmente algunos de esos tipos acaparan medios informativos, salen en televisión o protagonizan películas.

Síntomas de trastornos tales como la anorexia, la vigorexia, el narcisismo, la megalomanía, la paranoia milenarista, o los delirios mesiánicos son disfrazados con máscaras a veces muy elaboradas. Por eso aparecen ante el público como individuos tolerantes, pacíficos, espirituales, y tienden a ser emulados por jóvenes incautos deseosos de encontrar dioses de carne y hueso.

Por si esto fuera poco, el panorama puede ser todavía más lúgubre, especialmente en algunos de los líderes más radicales. En ellos, la nutrición pránica es el último clavo ardiente al que se aferran con todas sus fuerzas con la finalidad de enterrar un intenso dolor que les persigue sin tregua, un dolor extremo que proviene de terribles experiencias infantiles. Sin duda alguna, soltar ese sucedáneo les impulsaría al suicidio.

Por eso invierten toda su energía en crear hermosos mundos alternativos, en los que por fin son atendidos por un Padre (ahora Celestial) y una Madre (Tierra) llenos de amor y magia. En esos mundos puedes vivir por siempre jamás en constante felicidad. El cuerpo físico -memoria de los traumas infantiles- o bien es purificado y eterno, o bien es sustituido por un cuerpo etéreo. La constante sensación de soledad es ahora suplida con la hermandad cósmica. El alimento materno empobrecido por la falta de afecto genuino, puede ser cambiado por el prana. Y así sucesivamente.

-------------------------------



¿Los iluminados genuinos dan importancia a esas cosas?

Los iluminados auténticos constituyen la avanzadilla de la humanidad, ellos consiguen actualizar en una sola vida lo que la humanidad alcanzará dentro de siglos. Y simplemente, los iluminados auténticos no son pránicos. Buda, Jesús, Ramana Maharshi, Nisargadatta Maharaj, Eckhartt Tolle, Krishnamurti, y un larguísimo etcétera, comían y comen de forma normal. 

Y si algún iluminado sobrevive sin ingerir alimento alguno, se trata de un rasgo de su personalidad. Es decir, no está iluminado gracias a que vive de aire, sino a pesar de ello. De la misma forma, hay iluminados ricos y otros que son pobres, unos no paran de viajar y otros permanecen diez horas diarias sentados. Unos son célibes, otros viven en pareja. Son rasgos que les acompañan por destino, pero esos rasgos no son los causantes de su iluminación, a lo sumo pueden considerarse efectos colaterales que no siempre se presentan ni son imprescindibles para ser uno con Dios.

-------------------------------------------------



Vivir sin comer es tan prosaico como cualquier otro siddhi.

Es cierto que es más fácil vivir sin comer cuanto más elevado es el nivel de conciencia, pero esto es así porque una conciencia superior dota a la persona de una mayor capacidad para controlar el cuerpo. Esto se describe en la literatura espiritual como siddhis, y de hecho vivir sin comer es un siddhi. Pero esas capacidades no son "divinas", y siempre se ejecutan a costa de un precio elevado en el propio cuerpo o en la propia mente. Ningún iluminado auténtico usa esas cosas para mostrar al mundo que es especial. 

Un ejemplo de siddhi citado con frecuencia es el tummo, o la capacidad de generar un enorme calor corporal. No baja del cielo ninguna energía extraña, simplemente el adepto es capaz de interceptar y modificar el impulso nervioso que ordena al cuerpo subir su temperatura. También es posible que pueda modificar la intensidad de otras energías más sutiles que en el nivel racional no percibimos. Pero en ambos casos las consecuencias las sufre el cuerpo, el cual está diseñado para vivir a una temperatura de 37 grados.

Otro ejemplo de siddhi sería la levitación, un suceso que calificamos también de imposible pero que está perfectamente documentado. La levitación es un fenómeno que puede aparecer en los estadios sutil y causal, en el que parece que el campo magnético del individuo se altera de forma tan brutal que anula la fuerza de gravedad. Para colmo, esta capacidad se "contagia" a cualquier objeto que el levitador toca en el momento del vuelo. Bien, nuevamente, ¿la levitación hace especial o superior a quien la padece? No, simplemente el tipo vuela un poco por ahí, mientras su moralidad, por ejemplo, podría estar muy poco desarrollada. Y la levitación de hecho conlleva vértigos y malestar general, entre otros síntomas, pues no se corresponde con la naturaleza del organismo, que fue diseñado para vivir bajo los efectos de la gravedad y de un campo electromagnético normal.  

Todo esto nos parece imposible desde el estadio racional convencional, pero cualquier capacidad actual (hablar, operaciones matemáticas) resultaría prodigiosa para un homínido primitivo que pudiera pasearse por una ciudad moderna. Dentro de unos pocos siglos, los siddhis conformarán la actividad mental ordinaria de millones de seres humanos. Y el cuerpo tendrá que pagar, como siempre, el precio.

Algunos adeptos a la Nueva Era comienzan a intuir que es posible practicar algunos de esos llamados "poderes espirituales" y de hecho cuanto más avance la conciencia humana tanto más fácil será adquirirlos. Pero como sucede siempre, al principio esas nuevas capacidades se revisten de un aura divina.

-----------------------------------



¿Me permites una confesión?

Voy a revelarte algo. Yo padecí alguno de esos trastornos que he mencionado más arriba, síntomas de un dolor profundo que procede de una educación fallida en la temprana infancia. Yo fui considerado un loco cuando decidí comer sólo frutas crudas por dos años. Y mi próximo paso era vivir de la luz. Pero por un motivo que desconozco, vislumbré de forma horrorosamente lúcida que mi infelicidad continuaría ahí pese a cualquier grado de purificación que yo alcanzase. Esta toma de conciencia fue tan brutal que destruyó por completo mi búsqueda exterior, mi proyección mítica, y me catapultó a un nivel de conciencia más profundo y compasivo. La lucha se resolvió internamente.

Fue entonces cuando comprendí que La Nueva Era es un paso imprescindible en la evolución de la conciencia humana, pero sólo es un paso más de los muchos que hay que dar para alcanzar la Totalidad. Algunos de sus razonamientos horizontales más marginales son cuando menos sendas que conducen a la nada, y en ocasiones a la destrucción de la persona. Ahora incluso se hacen películas para difundir la nutrición pránica. ¿Cuántas muertes habrán de producirse para dejar de lado esa vía?

-----------------------

Te puede interesar también:
Víctor Truviano, vivir sin comer
Muertes debidas a la inedia
Muertes de seguidores de Jasmuheen
Libros de Jasmuheen
Jasmuheen y otros gurús descubiertos